domingo, 13 de agosto de 2017

El lobo se reproduce en Guadalajara

Comparto la fotografía de una loba recién parida que detecté el pasado mes de junio en la provincia de Guadalajara, dentro del marco de trabajo de Proyecto Lobo-Censo Lobo Ibérico. En la imagen se observan perfectamente las mamas hinchadas.

La fotografía ya se ha difundido públicamente en la edición de agosto de la revista Quercus, donde se ha incluido un texto explicando los problemas que enfrenta esta especie emblemática en la provincia: dificultades evitables, como la caza y el veneno, que podrían ser solventadas si no fuera por la indolencia de la administración regional.

domingo, 30 de julio de 2017

Artículo en Quercus, agosto 2017

Tengo el honor de comunicar que me publican un artículo acerca de la situación del lobo ibérico en la provincia de Guadalajara en la edición de agosto de la revista Quercus (cuaderno nº 378): "Furtivos y veneno castigan al núcleo lobero de Guadalajara". Artículo de dos páginas y media en la sección "Conservación".


Este trabajo se enmarca en el contexto de publicaciones de "Proyecto Lobo-Voluntariado para el Censo y Evaluación del Estado de Conservación del lobo ibérico". Es un resumen inicial de un año de trabajo e investigación, anticipo de futuras publicaciones.

Desde aquí quisiera agradecer a José Antonio Montero esta oportunidad para hacer pública la situación límite del lobo en Guadalajara en una edición del prestigio de Quercus.

martes, 25 de julio de 2017

Los falsos paraísos del lobo: Zamora

Artículo publicado y difundido en prensa y redes sociales, dentro del marco de trabajo en Proyecto Lobo: Voluntariado para el Censo y Evaluación del Estado de Conservación del Lobo Ibérico.

LOS FALSOS PARAÍSOS DEL LOBO: ZAMORA

Si preguntáramos a naturalistas, investigadores o simples aficionados al lobo ibérico (Canis lupus signatus) sobre qué provincia o región  española es el “paraíso” de este animal, muchos de ellos contestarían que Zamora. Yo mismo pude ver allí algunos de mis primeros lobos y fue en sus caminos donde aprendí a reconocer sus rastros. En Zamora está la mítica Sierra de la Culebra y comarcas zamoranas como Sanabria, Carballeda, Benavente o Aliste son conocidas zonas loberas de siempre.

Sin embargo, la dolorosa realidad del lobo ibérico está tan patente en Zamora como en otros lugares. En este artículo se exponen y analizan datos publicados en el Boletín Oficial de las Cortes de Castilla y León (BOCCL-09-017872, Número 286, de 12 de junio de 2017, PE/004845-03/9, páginas 35.178-35.185) donde se desgranan los lobos muertos en el período 2010-2016 por diferentes causas.

Detrás de la frialdad de las estadísticas, se esconde el silencioso drama de una especie que parece no lograr escapar de la maldad del hombre: si antes el lobo era perseguido por ser considerado un rival para las gentes del campo, hoy en día en España al lobo se le mata por dinero.

ANÁLISIS DE LOS DATOS

Durante el período 2010-2016, la Junta de Castilla y León (en adelante JCyL) declara sólo en Zamora la cifra de 222 lobos muertos: 42 lobos atropellados, 3 lobos abatidos por furtivos y 177 lobos abatidos por cazadores. Analicemos estos datos con detenimiento.

Atropellos

Una de las principales causas de mortalidad no natural de varias especies de mamíferos son los atropellos. Algunas como el tejón(Meles meles) o el erizo(Erinaceus europaeus) son particularmente vulnerables. En cuanto al lobo, analizando los datos de Zamora que declara la JCyL, vemos que también el cánido sufre una tasa de muertes por atropellos más allá de lo tolerable: 42 ejemplares han sido encontrados atropellados en seis años.

En España, las soluciones que ofrece la administración ante la mortalidad de la fauna en las carreteras son testimoniales o sencillamente no existen. Es cierto que la mayoría de atropellos se dan en carreteras secundarias, donde son difícilmente evitables. Ahora bien, es necesario apreciar que dado el elevado número de lobos muertos por atropello en el periodo referido y teniendo en cuenta la escasez natural de esta especie, no somos capaces de entender cómo no se sustrae esta cifra de los desmesurados cupos de caza oficiales autorizados por la JCyL: una manada puede sufrir bajas por atropello y después tener que soportar la presión permanente de la temporada de caza. Pero como veremos más adelante, matar lobos es un negocio muy lucrativo y sustraer 42 cánidos de los cupos habría limitado lucros económicos. Ni que decir tiene que es físicamente imposible encontrar todos los lobos que mueren atropellados, con lo debemos estimar la cifra oficial al alza.

Furtivismo

La JCyL ofrece la ridícula cifra de 3 lobos abatidos por cazadores furtivos en el período 2010-2016, registrados todos  con la “causa probable” de “disparo no legal”. En este apartado no podemos hacer más comentarios de lo cómica que resulta esta cantidad, pues la persecución ilegal del lobo en España es algo tan rutinario como la legal. No somos capaces de entender cómo la lucha contra el furtivismo únicamente ha sido capaz de registrar 3 casos en seis años. En el Boletín autonómico no se habla de envenenamientos, cepos o lazos, ni se tienen en cuenta casos como el del lobezno de Latedo, muerto a palos por un ganadero.

Se da la circunstancia de que una de las explicaciones peregrinas con que la JCyL comenzó hace años a justificar el establecimiento de cupos de caza del lobo (143 permisos anuales para la Comunidad Autónoma a fecha de hoy, 40 para Zamora) era paliar el furtivismo. El cinismo de esta cruel ironía de cifras no necesita comentarios.

Caza

La caza es una de las facetas más siniestras de la relación de la sociedad con la fauna salvaje, y en el caso del lobo en Castilla y León la realidad es escandalosa. Como se ha explicado más arriba, desde hace años la JCyL autoriza un cupo anual para la caza del lobo. Según Ecologistas en Acción, el reparto de permisos “no detalla la metodología empleada para decidir el número de lobos a abatir“. Básicamente, todo se reduce a que cada coto tenga su cupo. Esta práctica no es selectiva, está sobredimensionada y es contraproducente para la conservación de la especie, sin entrar en las consideraciones morales.

La principal consecuencia de la caza para una manada de lobos es su desestructuración, con lo que pierde su capacidad venatoria, los ejemplares inexpertos quedan desvalidos y aumenta su tendencia a atacar al ganado. Los cazadores no distinguen entre los lobos y, en caso de poder hacerlo, van a optar siempre por eliminar a los individuos más fuertes (alfas del grupo), lo cual tiene efectos dramáticos, tanto inmediatos (desintegración de la manada) como para el futuro de la especie (cada lobo cazado, además de un crimen execrable, es una joya genética que se pierde).

La JCyL dice en su Plan de Conservación y Gestión del Lobo que uno de sus objetivos es “fomentar al lobo y a su imagen como un recurso socioeconómico que favorezca el desarrollo rural”. Que sepamos, el único fomento del lobo como recurso que hace esta administración es matarlo: incluso en el “Centro del Lobo” de Robledo de Sanabria, un supuesto espacio dedicado a la conservación de la especie, se hace apología directa de la caza del lobo para manipular a escolares y turistas.

En dicho Plan de Conservación también se pretende “auspiciar la investigación científica sobre su biología, ecología y comportamiento, y la divulgación al público en general de todos estos conocimientos”. La única divulgación que ha hecho la Junta es el censo de la especie, realizado por empresas consultoras y científicos contratados sin seguir un criterio técnico ni científico adecuado. Sus datos dan intencionadamente un número de lobos muy superior al real, con el único fin de poder justificar su caza.

Es necesario aclarar que en España se contabiliza cada grupo reproductor con la cifra de 9-11 lobos. Las manadas de lobos son sistemas dinámicos y estimar una cifra como media va a darnos siempre una población por encima de la real. En este punto hay que hacer ciertas consideraciones. Como hemos visto, los censos oficiales (de la JCyL y del Ministerio) no son válidos porque emplean una metodología poco precisa: no es raro que se contabilicen tres manadas donde realmente sólo existe una. A esto hay que añadirle que los grupos familiares raramente tienen 9-11 lobos, sino que la cifra real es de 6-7 ejemplares, generalmente menos. El resultado es que la administración cuenta 30 lobos donde realmente puede haber poco más de 10. En función de estos datos se asignan los cupos de caza.

Pero, ¿por qué motivo un gobierno puede fomentar, en la Europa del siglo XXI, una práctica inmoral y anticientífica con una especie amenazada? Para encontrar la respuesta no hay más que informarse acerca de cómo se adjudican los permisos de muerte. Después de una subasta pública, los cazadores pagan altas sumas por el derecho a matar un lobo, cantidades que pueden superar los 4.500 euros. Las justificaciones esgrimidas (reducir el conflicto con el ganado o paliar el furtivismo) son falsas, desmontadas por la más simple lógica científica y la evidencia económica. Detrás de todo está como siempre el lucrativo negocio de la caza: al lobo se le mata por dinero.

Finalmente, los datos de la JCyL confirman que la mayoría de los lobos cazados en Zamora lo son en la modalidad de “espera/aguardo”. Es sencillamente imposible matar tantos lobos haciendo esperas: resulta más que evidente que para ello se recurre a cebaderos artificiales, como se lleva denunciando muchos años. ¿Qué responsabilidad tienen aquí los celadores de la Junta? ¿Los agentes medioambientales no saben nada de esto? ¿Por qué nadie habla claramente de lo que ocurre? Las empresas de ecoturismo que llevan a la gente a ver lobos a estos cebaderos, ¿desconocen que después se mata allí mismo a esos lobos? Está demostrado que sí, pero esto no parece significarles ningún conflicto moral.

Conclusiones

Los depredadores apicales son escasos por naturaleza y es ecológicamente imposible que exista superpoblación de los mismos, dada su profunda territorialidad. En el caso del lobo, la manada es un sistema complejo donde entran en juego le aprendizaje y la experiencia de los ejemplares: existen innumerables trabajos científicos que demuestran que una manada fuerte y mantenida en el tiempo no tiende a atacar al ganado doméstico, a la vez que ejerce una labor ecológica fundamental para la salud de los ecosistemas. Protegiendo al lobo, conservamos todos los elementos del medio en el que vive. Matar lobos logra todo lo contrario.

Ninguna de estas consideraciones merece ser tenida en cuenta por la Junta de Castilla y León, obsesionada en fomentar y justificar la caza del lobo. Su consejero de Fomento y Medio Ambiente, Suárez Quiñones, al igual que la actual ministra, García Tejerina (ambos del Partido Popular) concentran sus esfuerzos de conservación en viajar a Europa para solicitar poder matar más lobos, citando palabras textuales de la ministra.

Hemos querido analizar estos datos oficiales de la provincia de Zamora dado el carácter emblemático que tiene esta región entre los aficionados al lobo. Vemos que ni siquiera allí se hace una gestión responsable de la especie ni se dedican esfuerzos mínimos para su protección y conservación. Una especie irremplazable, patrimonio de todos, está sometida a los intereses económicos del negocio de la caza y a raspar un puñado de votos. Zamora es, como casi todos los demás, un falso paraíso para el lobo ibérico. Una intolerable situación que tiene que cambiar.

Abraham Prieto.
Proyecto Lobo-Voluntariado para el Censo y Evaluación del Estado de Conservación del Lobo Ibérico.

jueves, 20 de julio de 2017

Garza real

Las esperas de fauna siempre dan resultados. Después de pasar una hermosa mañana fotografiando somormujos lavancos en sus nidos flotantes, apareció sobrevolando las aguas espejadas una pareja de espectaculares garzas reales(Ardea cinerea).

Ver llegar de frente las dos grandes aves con sus aleteos poderosos y profundos es una imagen inolvidable.

domingo, 16 de julio de 2017

Un joven cazador

Continuando con los raposos, joven zorro de este año cazando ratones y topillos en una pradera. Pese a su juventud ya mostraba una gran habilidad, aunque le costó reconocer la figura del fotógrafo oculto entre las jaras.
 
Sierra del Alto Rey, Guadalajara.



domingo, 9 de julio de 2017

No es un chacal en la llanura

No es un chacal en la llanura, ni un coyote en la pradera, sino un zorro alcarreño.

Sierra del Alto Rey, Guadalajara.

viernes, 30 de junio de 2017

Nota de prensa - La indefensión del lobo en Guadalajara

Comparto aquí la Nota de Prensa original que Fernando Palacios, Ángel Sánchez, Raúl Ablanque y Abraham Prieto, miembros de Proyecto Lobo-Censo Lobo Ibérico, hemos dado a fecha 30-06-2017 en una rueda de prensa en la Asociación de Prensa de Guadalajara:


---------------
NOTA DE PRENSA (30-06-2017)
La indefensión del lobo en Guadalajara

El Proyecto Lobo-Voluntariado Nacional para el Censo del Lobo Ibérico detecta, contra todo pronóstico, reproducción en el único y mermado grupo de lobos de Guadalajara y solicita a la administración medidas inmediatas de protección.

Hemos detectado la presencia de una loba recién parida en las estribaciones más orientales del Sistema Central, entre Atienza y Sigüenza. Los dos miembros de la pareja reproductora parecen haber sobrevivido a los desgraciados hechos del pasado año. El trabajo de campo se ha llevado a cabo con la máxima discreción; la observación de la hembra ha tenido lugar a una distancia prudencial del área de cría sin interferir lo más mínimo en los animales.

Se ha decidido hacerlo público tras el desastre acaecido en 2016, cuando la mayor parte del grupo fue exterminado presuntamente por disparos o envenenamiento. Hasta la fecha la administración regional no ha sido capaz de esclarecer lo sucedido. Así pues, la noticia sólo nos lleva a la cautela y el pesimismo: los escasos lobos alcarreños se encuentran en un estado de indefensión total frente a la persecución humana, motivada por la indolencia de una administración que incumple sistemáticamente las leyes europeas y autonómicas.

Consideramos que la actual situación extrema requiere la adopción inmediata de una serie de medidas concretas para la protección del lobo:

- Es imprescindible la redacción, aprobación y ejecución de un Plan de Recuperación de la especie en la provincia(obligatorio desde 2004) así como el cumplimiento de la legislación regional sobre especies protegidas, ya que el lobo ibérico está incluido en el Catálogo Regional como especie en peligro de extinción desde 1998.

- Declaración de ZEC(Zona Especial de Conservación) del territorio de los lobos, según obliga la Directiva Hábitats, con la consiguiente adaptación e integración de los usos humanos en la restauración y conservación del hábitat de la especie prioritaria.

- Debe ejecutarse un plan de prevención y vigilancia exhaustiva contra el veneno en el territorio de los lobos, ya que el veneno es un problema recurrente en varios cotos de caza de la provincia.

- Solicitamos igualmente la declaración de área crítica en todo el territorio de la manada con exclusión de caza, de manera que se garantice su tranquilidad durante todo el año.

- De igual manera es imprescindible la vigilancia exhaustiva de todas las modalidades de caza, incluidas las nocturnas: durante el último año de trabajo hemos detectado continuamente caza menor y monterías sin vigilancia en zonas con presencia de lobo, incluyendo aguardos de corzo estos días en plena área de cría del grupo.

- Valoramos como innecesarias y peligrosas las políticas de captura con lazos y cepos para el marcaje con collares GPS, como la campaña llevada a cabo el pasado año 2016. Estas actuaciones no tienen justificación científica razonable y son violentas, estresantes y peligrosas para los lobos. La colocación de collares a los individuos para peritar ataques al ganado o para la persecución del furtivismo es contraproducente, ya que convierte a estos lobos en objetivo de los cazadores furtivos que seleccionan lobos con collares y hackean las frecuencias para hacer daño a la investigación y a la especie.

- Suspensión inmediata de la alimentación artificial de los lobos por parte de la administración. Hemos constatado que ésto se realizó con este grupo de lobos el pasado año y se realiza actualmente junto al área de cría con restos de animales salvajes y domésticos, provocando graves alteraciones en el comportamiento de los lobos(aumento de la querencia por el ganado por habituación, ruptura de la jerarquía de la manada y del aprendizaje en la caza de presas silvestres, etc.)

Estas medidas son de extrema urgencia dado que el lobo lleva más de veinte años intentando establecerse en la provincia y no lo ha conseguido: todos los grupos anteriores han sido muertos sistemáticamente por la caza y el veneno. Pese a que el lobo está estrictamente protegido al sur del río Duero y está catalogado como “Especie Prioritaria” en la Directiva Hábitats de la Unión Europea, en Guadalajara nunca se ha desarrollado el obligatorio Plan de Recuperación.

El lobo ibérico es una especie clave para el equilibrio ecológico y su presencia en los ecosistemas de Guadalajara es hoy indispensable para su correcto funcionamiento natural, debido a su papel como regulador de las poblaciones de ungulados salvajes. En nuestra provincia existen varios espacios naturales protegidos con una alta potencialidad por la existencia de poblaciones ungulados salvajes donde el lobo puede y debe vivir: Sierra Norte, Alto Tajo, Parameras y serranías de Molina. La administración regional tiene la obligación legal y el imperativo moral de poner fin al desamparo del lobo y garantizar su prosperidad en nuestro territorio.

Para lograr estos objetivos es indispensable que la sociedad de Guadalajara se involucre y se vuelque en el esfuerzo de conservación, haciendo ver a la administración de Castilla-La Mancha que se deben tomar medidas eficaces para la protección del lobo en Guadalajara.

Queremos agradecer a los guadalajareños, tanto del medio rural como del urbano, la impagable ayuda, simpatía y apoyo que están brindando a nuestro proyecto, así como felicitar a los Agentes Medioambientales por su trabajo, profesionalidad e interés en la protección de la especie a pesar de la carencia de medios humanos y materiales y la falta de apoyo institucional.

Finalmente, destacamos que el proyecto de voluntariado de Guadalajara se ha configurado como una herramienta potente de formación y especialización para el conocimiento del lobo y la biodiversidad, y para informar a la sociedad de los hechos más relevantes que se observen. El proyecto también tiene la vocación de colaborar con la administración de Castilla-La Mancha en el ámbito de conservación del lobo y la biodiversidad.

Fuente y firma:
            Proyecto Lobo - Voluntariado Nacional para el Censo del Lobo Ibérico y Evaluación del Estado de sus poblaciones.

Este proyecto de Ciencia Ciudadana nace en 2015, impulsado, coordinado y dirigido por Fernando Palacios y Ángel Manuel Sánchez desde el Departamento de Biodiversidad y Biología Evolutiva del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid(MNCN-CSIC)

---------------

- Imagen de la loba recién parida obtenida mediante fototrampeo:




- Enlaces de la noticia aparecidos en la prensa digital:


*Es necesario puntualizar que algunos medios exponen que solicitamos que el territorio de los lobos sea "zona ZEPA"(Zona de Especial Protección para las Aves), lo cual no tendría sentido, cuando nosotros hemos expuesto en la nota y durante la rueda de prensa "zona ZEC"(Zona Especial de Conservación).

Aparte de este pequeño desliz, personalmente y en nombre del Proyecto quiero agradecer el buen tratamiento de la noticia.